Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

jueves, 22 de marzo de 2012

Vitrificados...

Vitrificados quedaron los peldaños de la siembra
y el arado desintegra sus favores en la arena
cuánto más he de esperar las trompetas de los ángeles
cuánto más he de atender el aroma de azucenas
y las piedras del camino no predicen más que cardos
y los cardos son espinas
las espinas son panfletos
los panfletos son precaria evocación
de un futuro confiscado

Hallaré en la inclemencia del tornado
esa furia que le falta a mi silencio
esgrimir esta tortura
-que se afianza y que perdura-
como arma que se apoya en los molinos...
esgrimir esta tortura
que me hará de ley y de meta
y de brújula y de norte
giroscopio y astrolabio...

El cansancio que me viste y me acuartela
lo sacudo con las teclas y la pluma
sin cuartel para la mente
sin cuartel para la luna
sin cuartel para la noche que se escuda en la penumbra

¡Por Dios qué es esto que escribo acá!
Seré sangre y huracán
Seré el agua que refluye
Seré el fuego que acaricia esta piel de lagartija
escondida bajo el cuero de una estatua que camina

En fin,
esto lo entenderá tan solo mi psiquiatra
porque yo no tengo idea
de qué es lo que pregono
en el texto que antecede

Y como psiquiatra no tengo
ni dinero para pagarlo
así quedó
incomprensible e incomprendido

He Dicho

(Yomismo Denuevo)

martes, 1 de noviembre de 2011

De Bulimias y de Ayunos



Los sectores de los mundos interiores
calculados al ojo por ciento
se duplican,
se multiplican,
se intensifican,
se desentienden
y luego se extienden
más allá de las pestañas...

Y los jazmines florecen
y las rosas borbotan
diseminando su polen
dentro de brisas desnudas
y las canciones ya mudas
y los silencios sonoros
esquivando mis augurios
me acorralan y me embisten
tremebundos y cansinos
para dormitar sus letargos
bajo mis cejas lampiñas.

Las campiñas son urbanas
las ciudades: siderales
y los pueblos del planeta
solitarios de a billones
ya no conocen distancias
ya no pregonan trayectos
y aún así
nunca fue más certera la frase
"tan cerca y tan lejos"

Tan cerca y tan lejos
los mundos moribundos
se nos mueren en silencio
como en un conglomerado
de bulimias y de ayunos...

Con Suelo



Consuelo
sobre un suelo
fermentado
y muy bien fertilizado.

Anhelo
bajo un cielo
despejado
y un clarín contaminado.

Desvelo
tras un velo
desolado
y también acompañado.

Anzuelo
y su señuelo
despiadado
y tal vez enamorado.

Recelo
del flagelo
que me tiene atormentado
y tal vez crucificado.

Revuelo
y su pañuelo
secándome este llanto
de lágrimas de amianto.




sábado, 15 de octubre de 2011

Divagaciones Silentes


El silencio del silencio en el silencio de las almas
silenciado por los brotes de los bordes de las llamas
me recuerda las ingratas melodías de una cama
entre comas y más comas y entre puntos suspensivos;
suspendidos y evasivos.

Sólo quedan unos cuantos parvularios en la mente
sólo escoria de una vida indefinida
entre pedazos de memorias que se esfuman impalpables
como heladas en los día calurosos.

Y borrosos...
los recuerdos no recuerdan sino cortes tremebundos
sin romances ni paseos ni besitos de mejillas
ni platónicos augurios ni los pasos aprendidos en pareja
como danza, como baile, como risas, como amores...

No hay dolor sin el dolor que no se siente si se enciende
la insensible insensatez de corolarios o teorías y anatemas
y los temas que quedaron se presentan espectrales
invisibles, invencibles, y deformes y mortales.

Tan mortales como pieles asoleadas en la orilla del salitre
tan saladas, salobreñas, sazonadas y encurtidas
como vidas despedidas sin adioses...

Divagaciones misteriosas



El misterio es el misterio es el misterio:

Realidades subyacentes nos embisten parcamente;
y solapan ilusiones embotando nuestra mente
no hay error
sincronía misteriosa que bifurca sus cristales
y nos baña con reflejos que no vemos ni sentimos
como lluvia de esos ecos no escuchados
tan seguido percibidos
cierta vez quizás pensados
profanados sin querer...

El misterio es el misterio es el misterio:

Complementos de la nada empaquetados al vacío
se endurecen como muebles como inmuebles
como bosques como rocas y montañas y ciudades...

Y las olas de la mar se persiguen desde siempre sin jamás reconciliarse
como amigos con derecho, como amantes juguetones en perenne reconcomio
como viejo matrimonio
sin la sal de la esperanza
que no alcanza
ni abastece
y aun así se me parece
que abarrota de quimeras anaqueles neuronales
Las derrotas como siempre son las cardiovasculares
y me infarto sin razón
por tu amor empaquetado
al vacío más vacío
por tu amor etiquetado
con mi nombre y mi apellido
cual condena que te apena.

Y el misterio es el misterio es el misterio
de las sombras dibujadas sobre el suelo
de los campos dibujando sus vaivenes
de los ríos suspirando por sus mares
a lo lejos...con caudales
arrastrando sentimientos arenosos
sedimentos de recuerdos peligrosos
que me asfixian y celebran su victoria
sobre el podio del dolor
naufragando en un amor
con mil caras y sin risas
como viejos parabrisas
parasoles, pararrayos, paravientos.
Mis lamentos
los desecho
por el hecho
de que no me complementan ni alimentan
son etéreos mis lamentos
sólo ideas
ondas alfa y ondas beta y ondas teta
persiguiéndose en las olas de la mar...

Y el misterio es el misterio es el misterio...




sábado, 5 de febrero de 2011

Y la Luna rodó



Y la luna rodó a los pies de la noche
embriagada y beoda, destrozada y vencida,
derramando en la acera roja sangre de herida
se aferró al parafango corroído de un coche…

Y el chofer conductor
encendió su motor
sin saber de una luna que rogó
por un poco de ayuda y un paltó
con que pudiera cubrir
su desnudez bermeja y carmesí.

Regrésate a tu cielo nocturno;
rodéate de estrellas trepidantes
y vuelve a gobernar a las mareas
zurciendo vientos, brisas y fortuna,
tejiendo los romances a la una.

Devuélvete luna a orbitar tu Reino
de eclipses y de sueños y de sexo ajeno;
de encantos, desencantos y pasiones,
bañando con tu luz los corazones
que gozan cuando el cuerpo está convexo
y buscan rellenar concavidades.

No quiera transitar las calles grises
ni quieras tú morir la muerte inerte
en estos malogrados callejones
en estas tremebundas avenidas.

Y la luna volvió a su cielo nocturno
en las alas de un viento que le alzó la esperanza;
y más allá del bullicio y del horror se elevó
donde reinan silencio y el candor más hermoso que existió
a danzar con luceros inquietos su magnífica danza
del amor curativo, del amor que sanó
las heridas profundas de dolores lejanos
las heridas perdidas de dolores huraños y profanos
que jamás volverán y jamás volverán…

miércoles, 2 de febrero de 2011

De crisoles y fogatas





Crisol que ardes más allá del limbo
en una hoguera de indeterminada llama
y te desvelas y ayunas y evaporas
aprieta el paso que ya se va el respiro
y negligente y trajeado de suspiro
se aleja cauto con aire clandestino.

La fogarada que danza inútilmente
ya no alimenta tus canas sonrojadas
y qué te queda: tan solo un agua clara
para el suicidio de teclas y de agujas
y alumbramientos de agnósticas vigilias...

Es celulosa el vino de la rosa
es pedernal el sueño del hogar
es el cristal perenne río vital
y es firmamento el soplo de un momento.

Y es firmamento el guiño de un instante

Claustros

    Ajazminados 
              los prados 
                   se enclaustran 
                                      silentes 
                                            detrás de las cascadas 
                                                                              de rocío


¡EL ALBA TAMBIÉN ENMUDECE!
La flora se disfraza de colores pasteles
y los pasteles se adornan con flores de jengibre



Ilimitado es el resentimiento de las hordas vetustas que se niegan a dar paso
                       a los jóvenes corceles tremebundos
                 y los mundos
        cuantificados al ojo por ciento
                                                       se duplican 
                                                                 se multiplican
                                                                          se desentienden 


                                                                                                                                                      El elitismo es poder
                                                                                                                                                             El hermetismo es furia y poder


¿dónde están las frescas flores matutinas?
  Aún escondidas aguardando su ineludible devenir






P.D.:  Las reglas que rigen el ordenamiento de las estrofas las desconozco, aquí solo siguen el desorden interior del autor (o sea yo) y si no fuera así, mejor no pregunten el por qué de esa arquitectura porque no tengo ni puta idea, o sea; mi subconsciente no me dice ni me explica

jueves, 20 de enero de 2011

Distorsiones (Inspirado en el cuadro Persistence de Dalí)




Distorsiones paulatinas y esmeradas
realidades totalmente doblegadas
hay un cielo que se hunde en los abismos
hay infiernos que semejan a la nada.

Distorsiones bamboleándose calladas
entre calles bulliciosas y explanadas
entre simas, laberintos y demencias
entre cimas, vanos triunfos e inconsciencias.

Y la vida que trascurre tan pausada
¿cómo puede terminarse tan aprisa?
Distorsiones apaleadas por la risa
del fracaso de mis sueños de cascada.

Y la vida que se muestra fraudulenta
¿cómo quiere blasonar su magna ciencia?
Por las sendas de una calle cenicienta
van destellos de una cruel benevolencia...

Distorsiones que destruyen mis anhelos
seduciéndome -carnada sobre anzuelos-
soy pescado con agallas obturadas
soy venado sin parejas ni manadas.

lunes, 1 de noviembre de 2010

Siento que Di-Siento



Disiento
porque siento
que lo siento...
No lamento
el tormento
de un intento
inadmisible
de volver a reencontrarte

Lamento
el portento
de tus ojos de avellana
que no miran mi mañana
que no observan mis caléndulas plateadas
adornadas
por las hadas que no existen
mas persisten
en amotinar mis pretensiones
con canciones de inquisiciones
maquiavélicas
eclécticas
sintéticas e irreverentes.

Por eso digo que Di-siento
porque no siento
tu cercanía
alma mía

lunes, 4 de octubre de 2010

Y ni siquiera es carnaval



Inhóspitos parajes auguran la reconstrucción de las máscaras
Hay máscaras de lágrimas de cocodrilo
y máscaras de sepulcros blanqueados
hay máscaras de dolor impropio
y máscaras de risas insignificantes
y luego hay máscaras de verdades falseadas
y de mentiras creíbles  y de mentiras creyentes.

Hay máscaras de forestas deforestadas
y de venados hambrientos, de flores marchitas
y de visiones, y de espejismos y de injurias...
Hay máscaras de libélulas audaces y máscaras de abejas asesinas
Las hay de murciélagos sordos, de buitres enyesados, de colmenas sin abejas y de panales sin miel, y las hay también de incendios y devastación total…


Una mujer con cara de desierto se puso una máscara de oasis para engañar a los sedientos; y un hombre con cara de inundación se colocó una máscara de resort veraniego, la mujer mira al hombre, el hombre mira a la mujer y se deshacen entre risas y escaramuzas y licuefactos se deslizan en silencio dentro de alcantarillas con sendas máscaras de Baticuevas.

Una paloma con máscara de halcón se enfrenta a un halcón con máscara de paloma y ya no se sabe quién es quién, si el halcón que se come a la paloma o la paloma quien devora al halcón.

Un inhumano con máscara piadosa se apiada de una viuda meretriz disfrazada de guardiamarina, mientras su hijo salta seiscientos tiburones, mil doscientos combinados y se planta de tortuga (apoyado al suelo solo con la frente y la punta de los pies)
-Mami, ya me duele la cabeza, no puedo más
-Tómate un acetaminofen muchacho necio y déjame acabar
-¿Acabar qué, mami?
- No preguntes bobadas…dale, dale, dale duro a esta piñata…
-¿Piñata? Entonces quiero caramelos, mami dame caramelos
-dale, dale, dale, dale duro a esta piñata...

Y las máscaras se multiplican, se hacen interminables, infinitas y ¿por qué no? algo aburridas...
Y ni siquiera es carnaval

sábado, 2 de octubre de 2010

Modernidad



La primera bocanada de humo de un cigarrillo despreciable
la última pepsi-cola del desierto que no quita la sed sino empalaga...
La bendición de las páginas Web
-sabiduría enlatada para todos los gustos-
los misterios de la relatividad
las dificultades de la cuántica
las irrealidades de la realidad
las fractalidades del orden caótico
el fracaso del comunismo
la tragedia del capitalismo
el naufragio definitivo de los demás ismos
el pensamiento sistémico
el pensamiento horizontal
el pensamiento vertical, inclinado, triangular, poligonal
el pensamiento hiperbólico, el parabólico y el antiparabólico
-me quedo con el último, porque si, es el que más me convence-
La codicia de los fondos internacionales
la miseria de los desposeídos
los que todavía buscan comida en los pipotes de basura
los que recogen latas y venden papel carbón
los acartonados que duermen a la intemperie
y nosotros, los de pulmones acartonados
todos estamos en el mismo trasbordador
dando vueltas inútilmente alrededor del mismo sol
que da vueltas desesperadamente
alrededor de un hueco súper masivo
con tanto poder de atracción como el de una pelirroja desnuda
o el de una geisha japonesa...

Pero queda una esperanza
una luz al final del túnel
-pido perdón por la frasecita trillada-
somos energía e información
luz consciente, vida más allá de la vida
muerte más allá de la muerte
que ya perdió su guadaña
-dicen que se la quitaron un par de encachuchados...
otros dicen que fue el malandro ese que se robó la placenta al nacer-
La muerte está desnuda sin su sotana y sin su hoz
es más flaca que una modelo con anorexia
y más ridícula que una comiquita
fuera de la pantalla del televisor...

Qué bueno que la muerte es ilusión,
ahora si puedo dormir tranquilo
y soñar con un río Guaire de aguas cristalinas
y beber de ellas mientras nado alegremente
entre peces y manatíes




Nota: Encachuchados son los que usan cachucha (gorra), peloteros, policias, militares y pantalleros...
Antiparabólicos somos los que no le paramos bolas a nada
Malandros son los delincuentes
Pantalleros son los que se creen la gran cosota y son pura pantalla
¿Alguna otra duda? Pregúntele a San Google


domingo, 22 de agosto de 2010

La mutación (de cómo el gusano se transformó en mariposa)

Llegas a mí en un carruaje movido por delfines,
salpicando las olas de mi último ocaso.
Los flamingos que salen a mi encuentro
desde tus flameantes y turbadores ojos
son cuchillos de azafrán,
y desde tu ingenua boca, las palabras semejantes a orquídeas metalizadas
me confunden,
y tal como la baba asoleándose en el infame sol de mediodía
quedo paralizado, tan inmovilizado como si me hubiera tragado
a un temblador vivo.

Entonces, al igual que el animal herido
-siempre a la defensiva-
que ataca a quien intenta curarlo,
te lanzo mis "tequieros" como si fueran puñales,
y tú, cándida, inocente, incauta,
no percibes la filosa aspereza de mi lengua
semejante a papel lija, hinchada, hiriente, mordaz.

Alegre y alocada
(como cardumen de sardinas ya dentro de la atarraya)
te abalanzas a mis brazos,
y te guindas de mi nuca
como si ésta fuera tu última esperanza.
Y yo, con una mano sobre tu seno y la otra mano sobre tu nalga,
sonrío malicioso, asechante, aun cuando mi corazón gime...

Me besas, como colibrí aleteando mientras sorbe el néctar de las flores.
Te beso, como insecto caído en las fauces de una drosera.
Y de pronto, súbitamente
tiembla el suelo bajo mis pies
y se abre el cielo sobre mi cabeza,
y miríadas de ángeles bajan, arpeando sus coros celestiales,
trompeteando triunfantes, baladas de amor indestructible,
por ti, para ti.

El gusano -o sea yo-
se ha hecho crisálida
y la crisálida se ha transformado en mariposa.

Gano confianza rápidamente:
Primero, la confianza del cunaguaro que ha abatido a su presa.
Después, la confianza del gavilán en su noble y alto vuelo.
Finalmente, la confianza del Catatumbo, de sus eternos resplandores.
Y me siento más hombre,
más macho, más viril, más varonil, más auténtico, más sensible, más amable.

¿Cómo consigue el amor cambiar la tormenta en arco iris?

No lo sé, solo sé que lo consigue

No le temo a la impaciencia de sentirme derruido


No le tengo miedo al negror de la muerte
ni a la frialdad de una lápida marmórea
ni a la certeza de terminar siendo la cena
de gusanos, larvas y raíces.
No le temo a las soledades infinitas del ocaso
ni a las tinieblas ininterrumpidas
de las calles nocturnas
ni al aullido de los lobos
ni al maullar de los gatos
ni al silencio de las aves
despobladas de sus cielos
ni al murmullo de las fuentes
en ausencia de turistas.

No le temo a las quimeras
ni a los ensueños mendigantes
ni a las puertas oxidadas
ni a la furia del averno.
No le temo al porvenir
ni al pasado ni al presente
ni a ese tiempo persistente
que acaricia incertidumbres
enredado en aspavientos.

No le temo a los infiernos
de la guerra y del espanto
ni a la paz de los sepulcros
ni al recuerdo inverosímil
de personas taciturnas
ni a la ausencia de recuerdos
en memorias más que ajenas
ni a la amnesia ni al desastre
ni al mareo ni al desquite.
No le temo a las bandadas
de bandidos bandoleros
ni a la ignorancia ni a su violencia delincuente
ni a los cerros ni a los llanos
ni a la hondonada indiferente y agresiva
ni al embate destructivo de las hordas asesinas

Ya no le temo a la carestía
ni a la falta de rocío en los ramales
ni al exceso de rocío en la mejillas
ni a los vientos ni a las turbas
ni a los mares ni a sus olas
embistiendo las orillas con su furia de titanes.
No le temo ya a la vida
ni a sus modas ni a sus ansias
ni a sus dioses ni a sus vallas
ni al suplicio consumista

subyugante en las aceras.

Le temo sí; y mucho,
a la Nada
Le temo sí, aún más,
al desvanecer de la conciencia
sin registros de presencia…
a la propia inexistencia.

sábado, 21 de agosto de 2010

Clavado a la cruz de los segundos


Clavado a la cruz de los segundos
escucho el tronar de los tambores
en cielos aturdidos por clamores
y sueños y esperanzas y temblores.
Si buscas ajetreo cotidiano
encuentras la cesura de la historia;
si buscas una pausa silenciosa
te abate el estruendo citadino
que quiere entretejerte con su escoria

Clavado a la cruz de los segundos
escucho el tañer de las campanas
en torres profanadas por palomas
carentes de mensajes o de paz
Si buscas el sosiego lugareño
te hallas en medio de una jungla,
si buscas a las fieras del ayer
solo hallas el silencio de una tumba
postrada ante otro amanecer.

Yo busco gravedades planetarias,
el fuego legendario de las novas,
la honda oscuridad de la materia
la hueca hostilidad de la energía.
Y quiero balancearme con las cuerdas
aun  cuando tan sólo sean teoría.

Tarzán cuasi-estelar y super-cósmico
sin más león que nebulosas
sin más bestia que galaxias
sin más que un hoyo negro por morada,
yo busco un baricentro que elimine
mis dudas, mis creencias, mis demoras
y logre perpetuarme finalmente
verdades tan serenas como sólidas.

Y encuentrome la nada silenciosa
vacía, titilante, temerosa
reacia, vulgar y melindrosa
buscando acariciar la poca cosa
que queda de mi fuga y mis fatigas.
Y sólo en mis fatigas y mi fuga
se esconde la mitad de mi apellido.
Que Santo, ni que santo, ya no hay santos
ni sueños, ni el consuelo del olvido
por eso es que desmiento lo que digo
por eso es que digo lo que siento.


Brutal paradoja inconsecuente
se ríe de mi vida y de mi mente
y yo, degradado y maldecido
en pleno plan de observador
me quedo perplejo y aturdido
cobarde, silente y aterido
mirando cual fuera espectador.

lunes, 21 de julio de 2008

Pensamiento puro

Viajábamos
más allá del tiempo y del espacio,
ala con ala,
vuelo con vuelo,
en bandada de juglares cantarines,
entonando nuestros coros celestiales,
y la luz serena y palpitante;
titilaba solemne
ante nuestros ojos amorfinos,
guiando nuestra etérea esencia
hacia orbes imposibles,
sin confines ni fronteras.
Los cósmicos universos
se desvanecían ante nuestro asombro,
tan pronto como aparecían,
y nuestro vuelo furtivo y misterioso
era raudo,
veloz y firme,
mucho más rápido
que la velocidad de la luz...
éramos
¡pensamiento puro!

Semilla océanica

Abriendo las puertas del lejano horizonte,
navegabas naufragada y feliz,
sin más deseos
que los del alma liberada,
sin más oportunidades
que las de la sonrisa serena,
buscabas mi aliento
entre la bruma matutina,
buscabas el roce
con los vientos tempestuosos
de mi ocaso huracanado,
y en los remolinos
de las hondonadas
de tu misteriosa geografía,
se hundieron mis navíos
cargados con tesoros
de marfil y de ámbar clandestinos,
allí,
en las profundidades
de tus oceánicos caprichos,
se sembraron como surcos
de futuras plantaciones,
en los recovecos infinitos
de la gloria que te ensalza,
allí
se diseminaron mis alientos…


Dará fruto mi caricia en tu oleaje,
dará fruto mi deseo en tu piélago,
los litorales de tus caderas se han abierto
a mis agigantadas ansias tantas veces,
que me resulta imposible
imaginar siquiera
la esterilidad de nuestro encuentro.
Fértil ha de ser
el ecuóreo paisaje que me donas,
y es en tu fertilidad
que yo he puesto la esencia
de mi mejor semilla,
una semilla de apasionado
e incondicional...amor.

Yo frente al plagio

Personalmente,
el dinero nunca me interesó,
más allá de lo necesario
para vivir holgadamente,
la fama si,
esa en cambio si me interesa,
y no es por vanidad.
Lo que sucede es que quiero
necesito regar
y desperdigar
mis mensajes al mundo,
y mientras más gente me conoce,
más gente me lee.
Por eso me alegra
ver mis poemas publicados
en tantas páginas Web,
siempre que sea
bajo mi nombre o mi nickname o mi alias, o pseudónimo,
y no me molesta
en lo absoluto
que no me hayan solicitado permiso para hacerlo;
siempre que esté mi nombre
en la autoría del tema,
porque me promocionan gratuitamente,
y es que una mano lava la otra
y las dos lavan la cara...
Muy mal servicio presta el plagiario a los lectores,
porque desvía su atención del mensajero,
haciéndoles perderse del resto de los mensajes;
y lo importante no es el mensajero sino su mensaje.
El plagiario podrá robarme uno,
dos,
tres poemas,
pero no puede quitarme la musa,
jamás me quitará la inspiración
y ¿qué le dirá a sus lectores cuando se le hayan acabado mis trabajos?,
¿que se quedó sin inspiración?,
jah;
ni que el lector hubiese nacido por debajo de las axilas de su madre...
Mis poemas pueden publicarlos quienes quieran,
donde quieran;
sin ni siquiera preguntarme,
pero con mi nombre o mi nick, o ambos;
ninguna necesidad hay de hackearme el computador
ni de plagiar mi esfuerzo y mi trabajo...
tonisan = Felipe Antonio Santorelli

sábado, 28 de junio de 2008

¿Qué somos?, pues polvo

Tejiendo novedades nos vamos alejando
entre silencios hoscos y gritos sin fronteras,
si somos los roedores que tañen las campanas
también somos doctores que curan llaga y saña,
si somos ruiseñores cantándole al olvido
también somos regentes de un mundo que se ha ido


Seremos los autores de ranas de seis patas
de fuegos y neutrinos y sondas y espirales,
de danzas y de piezas que estallan sus esquirlas
de muerte en la vereda de un cálido optimismo,
seremos naufragantes, seremos naufragados
y contra los escollos iremos aparcando,
seremos los escombros de un sueño ya pasado
o tal vez el cuento inerte que nunca se ha acabado.


Seremos una guerra sin visos de esperanzas,
seremos nuestras panzas, rendijas de la tierra,
seremos descifrables inventos del infierno
cuando ya no regresen los álgidos inviernos,
seremos tan nucleares que ya somos radioactivos
y es que ya respiramos los gases de los vivos
desechos de la suerte exótica y fatal,
derechos de una vida erótica y mortal
y de una despedida estática e inmoral.


¿Qué somos, Dios, qué somos?
Silencio en el portal
susurros que se anuncian y pronto estallarán,
no somos más que polvo, el polvo racional
el polvo que más ama es el polvo del corral
el polvo de la cuna
el polvo de la salma
el polvo de la encina segada en el barrial
el polvo que incinera su fuego en el pinar
el polvo que evapora sus lágrimas de mar.....

sábado, 14 de junio de 2008

El ogro

-¿Por qué no confías en nadie?-
Me preguntas.
No respondo.


-¿Por qué no confías en nadie?-
Aún inquieres.
Y yo callo.


-¿Por qué?- tú me insistes.
Y respondo:


Porque estuve al borde del precipicio,
sudando frío, a punto de caerme,
y Doña Sociedad al verme en peligro;
en lugar de tender su mano para salvarme,
pisó las mías con fuerza y saña,
asegurándose así de que yo cayera.


Porque la inquisición me sentenció a la hoguera
y ardieron mis esperanzas, mis sueños, mis ilusiones.
Porque la marginación me condenó a la guillotina
y rodó mi cabeza, y Soledad la devoró.
Porque la denigración me instaló en la cruz
y Doña Ausencia fue la única que me consoló
y suspiró por mí.


Porque quise ser sincero y me enseñaron a temer,
y temiendo, me enseñaron a mentir.
Porque quise arrepentirme y me enseñaron la culpa
y la vergüenza.
Porque traté de olvidar y me sembraron el odio
el resentimiento y la violencia.


No confío en nadie, no, no puedo
por todas las burlas, desmanes y desplantes,
por todos los insultos, las calumnias, los ataques,
por todos los abusos y los jueces y sus juicios.


No confío en nadie, no, no puedo
por todos los traidores y sus puñaladas traperas,
y por todas las fieras que de mí hicieron su festín;
por el mismísimo diablo, quién me hizo su juguete
y por el mismísimo Dios que me puso de bufón.


Por eso soy ermitaño, eremita, huraño y malgeniado:
¡Todo un ogro, si señor!

viernes, 13 de junio de 2008

¡Es bueno estudiar a Góngora!

Un río de poemas manuscritos en papel
fluye; frenético, ante mi persona
mientras una voz salida de ultra tumba
me grita:
-¡Hay que leer a Góngora!-
¡Góngora!
¿Por qué Góngora?


-¡Es bueeeeno estudiaaaar a Góonnnnnnnngora!


Así es que despierto
cerrados aún mis ojos,
mis manos entumecidas
buscando el borde de la sábana,
lo alcanzan; lanzándola con violencia,
me incorporo tambaleante,
bajo las escaleras granitadas,
enciendo el ordenador
abro el explorador
conecto el buscador
y escribo:
-Góngora, poemas-


Y allí aparece, benévolo y soberbio
el Hombre, el Poeta, el Maestro, el Genio,
su cabeza ladeada,
su mirada penetrante,
su sonrisa a medias,
la sonrisa serena y confiada
del que reconoce su propia grandeza.


Y tan sólo me demuestra su alegría
con un gesto de invisible bienvenida.


Y finalmente entiendo
el por qué de ese sueño…


El Genio estaba molesto,
el Maestro, resentido,
el Poeta, lastimado,
el Hombre envidioso (solo un poquito)
porque los leí a todos menos que a él;
y bajo mi vista hacia un poema
y leo y leo y leo y leo y leo.


Maestro disculpe mi indiferencia,
perdone mi necedad,
pero ya vio vuestra merced
que comencé a leerle,
así que por favor,
por lo que más quiera
ya no me jale los pies cuando duermo
en las noches
¡se le agradece!