Mis Escritos

Mis escritos

son gratutitos

copia y pega

y ya está.

Los derechos de autor son demasiado caros

son la excusa del depredador

para hacer dinero fácil

a costa del escritor.

Por eso prefiero confiar

en que se reconocerá mi autoría.

Por eso, yo regalo mi trabajo

siempre que reconozcan mi autoría...

Copia y pega y es todo tuyo,

con mi nombre en el final.

Gracias

Buscar este blog

sábado, 5 de febrero de 2011

Y la Luna rodó



Y la luna rodó a los pies de la noche
embriagada y beoda, destrozada y vencida,
derramando en la acera roja sangre de herida
se aferró al parafango corroído de un coche…

Y el chofer conductor
encendió su motor
sin saber de una luna que rogó
por un poco de ayuda y un paltó
con que pudiera cubrir
su desnudez bermeja y carmesí.

Regrésate a tu cielo nocturno;
rodéate de estrellas trepidantes
y vuelve a gobernar a las mareas
zurciendo vientos, brisas y fortuna,
tejiendo los romances a la una.

Devuélvete luna a orbitar tu Reino
de eclipses y de sueños y de sexo ajeno;
de encantos, desencantos y pasiones,
bañando con tu luz los corazones
que gozan cuando el cuerpo está convexo
y buscan rellenar concavidades.

No quiera transitar las calles grises
ni quieras tú morir la muerte inerte
en estos malogrados callejones
en estas tremebundas avenidas.

Y la luna volvió a su cielo nocturno
en las alas de un viento que le alzó la esperanza;
y más allá del bullicio y del horror se elevó
donde reinan silencio y el candor más hermoso que existió
a danzar con luceros inquietos su magnífica danza
del amor curativo, del amor que sanó
las heridas profundas de dolores lejanos
las heridas perdidas de dolores huraños y profanos
que jamás volverán y jamás volverán…

miércoles, 2 de febrero de 2011

De crisoles y fogatas





Crisol que ardes más allá del limbo
en una hoguera de indeterminada llama
y te desvelas y ayunas y evaporas
aprieta el paso que ya se va el respiro
y negligente y trajeado de suspiro
se aleja cauto con aire clandestino.

La fogarada que danza inútilmente
ya no alimenta tus canas sonrojadas
y qué te queda: tan solo un agua clara
para el suicidio de teclas y de agujas
y alumbramientos de agnósticas vigilias...

Es celulosa el vino de la rosa
es pedernal el sueño del hogar
es el cristal perenne río vital
y es firmamento el soplo de un momento.

Y es firmamento el guiño de un instante

Claustros

    Ajazminados 
              los prados 
                   se enclaustran 
                                      silentes 
                                            detrás de las cascadas 
                                                                              de rocío


¡EL ALBA TAMBIÉN ENMUDECE!
La flora se disfraza de colores pasteles
y los pasteles se adornan con flores de jengibre



Ilimitado es el resentimiento de las hordas vetustas que se niegan a dar paso
                       a los jóvenes corceles tremebundos
                 y los mundos
        cuantificados al ojo por ciento
                                                       se duplican 
                                                                 se multiplican
                                                                          se desentienden 


                                                                                                                                                      El elitismo es poder
                                                                                                                                                             El hermetismo es furia y poder


¿dónde están las frescas flores matutinas?
  Aún escondidas aguardando su ineludible devenir






P.D.:  Las reglas que rigen el ordenamiento de las estrofas las desconozco, aquí solo siguen el desorden interior del autor (o sea yo) y si no fuera así, mejor no pregunten el por qué de esa arquitectura porque no tengo ni puta idea, o sea; mi subconsciente no me dice ni me explica